Estiman freno a mercado gasolinero
Fuente: Reforma Pág. 01
Autor: Norma Zúñiga

Los retrasos en la apertura a la iniciativa privada en infraestructura de Pemex, sumado al tiempo que tomará el desarrollo de terminales y ductos en el País frenan la competencia en el mercado. El 30 de noviembre, los precios máximos para estos combustibles, fijados por Hacienda, serán cosa del pasado y cada gasolinera pondrá el propio. La Comisión Reguladora de Energía informó que antes de que termine el año se lanzarán las subastas del noreste y pacífico, cuyos resultados se anunciarán en enero de 2018. Incluso, recordó que la recomendación de la Cofece ante la liberalización fue que era vital abrir la capacidad en la infraestructura en paralelo o antes de que se liberalizaran los precios.

G500 se instala en CDMX
Fuente: Milenio Diario Pág. 031
Autor: Redacción

La empresa G500 Network inició operaciones con su primera estación de servicio bajo su marca G500 Powered by Glencore en Ciudad de México, específicamente en la delegación lztapalapa, que se suma a las seis que ya opera bajo este esquema. El CEO de G500 Network, Emilio Estada, comentó que existe un “gran entusiasmo" por el avance en su estrategia de crecimiento y reconversiones de las estaciones de servicio a la marca en un mercado tan importante como el de Ciudad de México. La competencia en el sector de las estaciones de servicio cada vez es más grande, por lo que hizo énfasis que ante la variedad de opciones que habrá en el mercado, será crucial ofrecer a los consumidores mejores productos.

Tijuana pierde competitividad frente a San Diego
Fuente: El Economista Pág. 049
Autor: Gabriela Martínez

A pesar del aumento en el costo del dólar y de la liberación de los precios en el combustible, San Diego vende gasolina más barata que Tijuana, lo que ha comenzado a agudizar la caída en las ventas de los gasolineros en la frontera. Algunos de los precios que ofertan las estaciones del otro lado del país rondan los 15.5 pesos cada litro, mientras que en Tijuana cuesta 16.76 pesos. Ahora los gasolineros locales no solo tienen que competir con las estaciones al otro lado de la frontera, sino también con las empresas que recién llegaron a la ciudad, como lo son Arco o British Petroleum, que mantienen el costo del combustible como el de Pemex.